domingo, 16 de septiembre de 2007

AHORA TODO ES SIMPLE LLOVIZNA

Ahora es simple
cruzar la calle,
mojado
y sin resignación,
con la inconquistable llovizna
y todas sus furias,
amarga y furiosa
se prendió de mi cara renuente
y de mi ropa de pájaro,
abandoné
su fría embriaguez
pero amé sus costados
sudosos de amante
y sus ojos tan claros como el ron,
llorosa
en todas las veredas locas
y en el caudal
de asfalto fracturado,
las gentes apuradas
y las paredes desdeñosas
y yo mirando una cintura
como un lobo rojo que come cada gota
de resentimiento
y respira hondo
para no sentir
más que su fresca frialdad,
su beso diseminado
en los cabellos,
hirsutos
sanpredros
que tratan de visitar
la panza del firmamento.

Ahora es simple
amarte,
precipitada
y ambigua,
sin que nos vean
las tamaleras que se frotan las manos,
los canillitas
que leen tu sombra acontecida,
tu denuedo en mi quijada,
tu llanto
que rompe guitarras,
tus cigarras
que oscurecen mi cerebro
y las latas que pateo
tumbadas
de amor.

1 comentario:

Ing. de Poemas dijo...

Se observa que amas con el alma,con el corazón... en la entrega total a este sentimiento, en el que se ama sin esperar que se nos sea devuelto.